Blogia
Guillen Manuel Forcada

OTAN no, Bases Fuera, 25 años después seguimos igual

OTAN no, Bases Fuera, 25 años después seguimos igual

El Aeropuerto de la Ciudad de Zaragoza, es una de las mayores incongruencias con las que convivimos los aragoneses, sin que ninguna fuerza política le preste especial atención, más allá de la simple protesta.

 

El aeropuerto de Zaragoza es uno de los aeropuertos europeos con más capacidad de tráfico aéreo desde el punto de vista técnico. Dos pistas en paralelo de unos 10 km de longitud. El complejo, alberga hoy una base militar del ejercito español, y una Terminal de uso civil.

 

El uso civil del aeropuerto de Zaragoza registró un tráfico de pasajeros en el año 2007 de 512.184, según fuentes oficiales de AENA, ente público español encargado de la gestión de aeropuertos, un nivel ligeramente superior, al que registró el aeropuerto de Pamplona, por poner un ejemplo. Haciendo una comparación con las capitales del territorio español más importantes, el aeropuerto de Madrid Barajas, registró un tráfico de 52.143.275, el de Barcelona 32.800.570, el de Bilbao 4.277.610, el de Valencia 5.929.916 y el de Sevilla 4.507.142 pasajeros respectivamente.

 

En lo que se refiere al tráfico de mercancías Zaragoza registró un incremento del 239,90% respecto al año anterior hasta alcanzar la cifra de 20.151.235  llegadas y salidas totales de mercancías. Cifra muy inferior a las 322.244276 que registró el aeropuerto de Madrid – Barajas, o los 96.769.571 del Aeropuerto de Barcelona, y superado por el aeropuerto de Vitoria con 31.359.305 llegadas y salidas de mercancía.

Por primer año el aeropuerto de Zaragoza superó al de Valencia.

 

Cierto es que se ha registrado una mejoría en el tráfico aéreo de Zaragoza, no obstante la política estatal es de continuar concentrando tráfico aéreo en Madrid. El tráfico aéreo es un motor fundamental de la economía. La capacidad de nuestro aeropuerto sigue siendo muy inferior a su potencial, y por tanto al potencial de riqueza que puede generar.

 

El volumen de pasajeros y de operaciones sigue incrementándose año tras año en Madrid, y Barcelona, y aunque la lógica nos dice que redistribuir el tráfico aéreo con otras zonas del territorio español, aligerando el de volumen de tráfico aéreo a estos dos aeropuertos, potenciando de esta forma las economías locales del resto del territorio español, esto no sucede así. Y no sucede porque el Estado Español vive en la necesidad constante de controlar la riqueza de forma centralizada, estableciendo de esta forma un sistema económico y social de tipo colonial. No solo sucede con la gestión de aeropuertos, podemos verlo con los ferrocarriles o los recursos naturales como la gestión de aguas entre otros.

 

Además ahora, nos encontramos con la propuesta de traer a Zaragoza una base europea de la OTAN. No solo es el problema de la militarización de la ciudad, algo que siempre es negativo, ya que las sociedades más desarrolladas son las que cultivan la cultura de la paz y de la no militarización de sus países (Japón, Suiza, Islandia y Países Nórdicos…), sino que además la gran amenaza es que el pleno desarrollo del aeropuerto de Zaragoza como base militar, impediría su desarrollo civil como elemento dinamizador y motor de la economía de Aragón en el futuro. Esto puede suceder por unos acuerdos internacionales impuestos desde el Estado Español, sin contar con la opinión de los ciudadanos zaragozanos y aragoneses, que son los que más se verían afectados por la decisión.

 

Y aunque nos quejemos, el gobierno central puede actuar así de este modo, porque nosotros mismos somos españoles y reconocemos a un Gobierno Central que sea del signo que sea no cambiará de política porque su esencia, hoy por hoy, es servir a un poder concentrado en Madrid. Quejarse o vociferar no servirá de nada. Eso sí, nos lo pasaremos bien con las pancartitas y luego echando unos vinos en el bar calentándonos la cabeza sobre este tema.

 

Por otro lado, los aragoneses, también permitimos que esto suceda. Lo permitimos alcanzando un consenso en nuestras Cortes al aprobar un Estatuto de Autonomía que no pone solución a problemas como este, y subordina la volutad de los aragoneses a la Constitución Española y por tanto a las  sus Instituciones que son las que tienen el poder de decisión sobre esta materia.

 

Y si además, cuando protestamos, es solo para que no venga la OTAN a Zaragoza, cosa en que estoy totalmente de acuerdo por los motivos que ya he comentado, y si nos callamos sobre el trato que recibe Aragón en esta y muchas otras materias, estamos otorgando, y por tanto legitimando a los que de esta forma actúan con nuestro país.

Yo creo que ha terminado la época de las pancartas, y ha llegado otra, donde toca a los aragoneses, mojarse e implicarse más en la política y en hacer valer sus derechos como ciudadanos. Repito señores, vociferar, quejarse, o llevar la voz de Aragón a Madrid, es cansino y aburrido, vistos los resultados que han dado hasta la fecha (ni siquiera han disuadido a algunos de hacer los trasvases del Ebro).

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Nieves -

Guapetón!!! Ojala llegues a senador!!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Aragón ye nazión -

Me parece que tratas el problema con un enfoque muy novedoso y cierto, nunca había leido una propuesta y una argumentación politica como esta, pero no estas falto de razón, el gobierno de Madrid y los militares, OTAN incluida, impiden y dificultan el desarrollo del aeropuerto de Zaragoza, tendria que ser competencias de la DGA tanto su gestión como su desarrollo, ya esta bien de cuentos y milongas.
Felicidades, de verdad, un excelente articulo, se puede decir más alto, pero no más claro, contad con mi voto.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres