Blogia
Guillen Manuel Forcada

Terrorismo y Democracia.

Terrorismo y Democracia.

Cerca de 1.200.000 muertos, entre los que se encuentran una mayoría de civiles iraquíes, 4.300 soldados de la coalición internacional, más de 8.000 miembros de las fuerzas de seguridad iraquíes, más de 430 trabajadores y contratistas extranjeros, 144 periodistas, de los cuales 126 son de origen árabe o musulmán además de los casi 30.000 heridos norteamericanos y ni se sabe la cifra de iraquíes heridos, millones de desplazados, familias destrozadas y un país sumido en la miseria, el enfrentamiento y un odio racial y religioso, que tardará muchísimo tiempo en cerrarse. Este es un balance muy superficial de los costes humanos de la consabida guerra de Iraq.

 

Pero si profundizamos más allá de los datos periodísticos, las otras guerras en segundo plano informativo, como la de Afganistán, que ya ha provocado más de 100.000 personas se hayan trasladado sus hogares fuera del país, con numerosas violaciones de los derechos humanos. Mientras tanto, siguiendo el ejemplo de Canadá la mayoría de los países han prohibido la fabricación de minas anti - persona, salvo Estados Unidos y Finlandia. China, Rusia y Corea del Norte siguen utilizándolas y en numerosos estados como el español, se siguen fabricando ilegalmente. Pueden considerarse como una de las grandes armas de destrucción masiva del siglo XXI. Se estima que existen 110 millones de minas repartidas entre 64 países que causan 26.000 muertes al año, además de numerosos heridos y mutilados.

El tráfico de armas sigue funcionando a buen ritmo, en multitud de guerras olvidadas sobre todo en Africa, pero también en Filipinas, Indonesia, América latina... Y mientras tanto Radovan Kardzik, el genocida de los Balcanes, ya ha escrito dos libros de poesía desde su retiro en algún lugar secreto, y parece que la vida le va bien al menos como escritor, a pesar de que cuelga sobre su cabeza una recompensa de 5 millones de dólares por su captura.

Hoy he leído con estupor que algunos de los destacados artífices políticos de la guerra de Iraq, Bush y Aznar, justificaban la guerra de Iraq, decían sentirse orgullosos y con la conciencia limpia. Solo condenan y culpan al terrorismo de la situación. Y nada de las guerras olvidadas, ni de los criminales de guerra pendientes de ser capturados, porque ¿se les sigue buscando? . Aquellas fosas comunes de bosnios asesinados en masa siguen reclamando justicia, pero, uno acaba preguntándose si los pobres se habían equivocado de religión. Por las guerras olvidadas no parece que se preocupe mucho nuestro actual gobierno, más preocupado de hacer populismo barato.

Entre tanto la ONU fracasa en los procesos de paz, y el pueblo Saharaui se replantea volver a tomar las armas para recuperar su libertad. Hace años que solo reciben buenas palabras de la comunidad internacional.

Y luego los mismos que justifican y fueron decisivos para que la guerra de Iraq fuera posible, y que en su día negociaron con ETA , siguen pidiendo que condenemos el terrorismo en Euskadi, como si este fuera casi el único problema de terrorismo en el mundo.

Para mí todas las vidas valen lo mismo, un concejal muerto en Euskadi con un tiro en la nuca, y un niño muerto o asesinado por balas de un M-16, en Irak.

Bueno pues lo condeno, pero todo. Me da asco y repulsa lo que esta pasando en el mundo, millones de muertos por la guerra que Estados Unidos emprendió por el petroleo iraquí, las mentiras para justificar invasiones, el opio que sigue saliendo de Afganistán y cultivándose sin ningún control ¿Sólo para la fabricación de Morfina? Ese terrorismo llamado droga, que mata a millones de personas todos los años por su consumo, y que dicen perseguir su tráfico. Condeno la fabricación ilegal de minas antipersona.

Por todo esto reclamo que se controle y persiga: El tráfico de drogas (el territorio español es considerado la puerta de la droga a Europa), y de armas, y de mujeres, y de esclavos, a los genocidas que descansan plácidamente en sus retiros, que se acabe con el tráfico de minas antipersonales,  con el mismo entusiasmo que se persigue a Al-Quaeda y a ETA, que también los condeno. Faltaría más. Mire usted.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres